Prevención

Volver

Sueño saludable en los niños pequeños

Compartir este articulo!

El sueño es una función evolutiva que resulta imprescindible para un adecuado crecimiento físico y desarrollo neurológico y emocional del niño.

Un niño a la edad de un año debería dormir 12 horas por la noche y una siesta de 1,5 a 3 horas por día, pudiendo en este caso dormir dos siestas más cortas hasta que cumple su segundo año de vida.

Para saber si tu hijo no duerme bien o lo suficiente, puede guiarse de las siguientes preguntas:

  • ¿Se queda dormido casi siempre que van en un auto?
  • ¿Lo tiene que despertar casi todas las mañanas?
  • ¿Parece irritable, malhumorado o muy cansado durante el día?
  • ¿Se queda dormido mucho antes que de costumbre algunas noches?

Si respondiste "sí" a alguna de estas preguntas, es posible que tu pequeño esté durmiendo menos horas de las que necesita. Para cambiar este patrón, tendrás que ayudarlo a desarrollar hábitos de sueño saludables y fijar una hora para irse a la cama. De esa forma, se asegura que el niño duerma tantas horas como necesita.

Tener en cuenta que un niño que no duerme lo suficiente puede tener futuros problemas de conducta y desarrollo, malos comportamientos y, además, convertir al ambiente familiar en un lugar tenso y rodeado de estrés.

 

¿ Dificultades para dormir?

Entre los 18 y los 24 meses de edad, algunos niños comienzan a salirse de la cuna, lo cual puede ponerlos en peligro. ¿Qué hacer?

  • Bajar el colchón : Impedirá que el niño se salga, aunque probablemente deje de funcionar cuando crezca.
  • No hacerle mucho caso cuando salga de la cuna : si reaccionás dándole mucha atención o dejando que se meta en la cama, seguirá haciéndolo.
  • Vaciar la cama : es posible que el niño esté usando los juguetes de la cuna para agarrar impulso.
  • Vigilarlo : Que puedas verlo sin que se dé cuenta. Cuando intente salirse, decirle inmediatamente que no lo haga.
  • Mantener el ambiente seguro : poner almohadas y otras protecciones en el piso, alrededor de su cuna, mueble y otros objetos que puedan causar un golpe fuerte.

 

Muerte súbita

Para disminuir el riesgo se recomienda:

  • Acostar al bebé en su cuna, boca arriba, sobre el colchón firme, sin almohada.
  • No sobreabrigarlo. Sus pies deben estar tocando el borde de la cuna (para que no se desplace) y sus brazos fuera de la sábana).
  • No fumar en la habitación y procurar no hacerlo en toda la casa.